La Fundación de Roma – Su Historia.

La Fundación de Roma está envuelta en historia y leyenda.

A principios del siglo V a. C. algunos historiadores griegos citan al héroe troyano Eneas como fundador de la ciudad.

El senador Quinto Fabio Píctor, autor de la primera obra histórica romana, atribuye su fundación a Rómulo.

La historia consolidada por: Virgilio, Ovidio y Tito Livio, establece el 21 de abril de 753 a. C. Fecha en que se inicia la Fundación de Roma.

Roma se ha convertido en la ciudad más grande del mundo occidental.

Enigmática, exuberante, maravillosa a sus 2773 años de historia. fecha establecida por el erudito romano Marcus Terentius Varro en el siglo I a. C.

La primitiva historia de Roma se conoce de manera imperfecta o cuando menos incompleta.

Las muchas de crónicas y relatos de sus primeros días se perdieron, durante el incendio producido por los galos.

Las fuentes provienen de historiadores como Fabio, Pictor o Tito Livio, que basaron sus informaciones en leyendas o en otras fuentes no muy seguras.

En realidad, sólo a partir del año 300, podemos contar con una historia romana más clara y verificable en sus aportes.

Los acontecimientos anteriores -y más aún los primeros cuatrocientos años a partir de la fundación de la ciudad- presentan innumerables contradicciones y aspectos oscuros.

Leyenda de la Fundación de Roma

La Fundación de Roma inicia a las orillas del río Tiber rodeada de 7 colinas.

Fundada tras la unidad de varias tribus: etruscos, latinos y siberos, por el 753 a.C.

Pero antes en el año 1000 a.C. Aproximadamente se asentaron varios pueblos entre las desembocadura del Tiber y la actual Nápoles.

Estos pueblos estaban envueltos en continuos conflictos, guerras y trifulcas.

A pesar de provenir todos de pueblos hermanos su convivencia era complicada.

El pueblo con mayor población e importancia fue Alba Longa

Precisamente de este pueblo se cree que partieron los fundadores de Roma, es decir desde de Alba Longa hacia el Rio Tiber.

Aun cuando, era zona pantanosa y alejada de la costa, pero con la facilidad de llegar al mar navegando por el río.

Aun cuando, la zona pantanosa eran un foco continuo de enfermedades e inconvenientes, las colinas que lo rodeaban era un refugio perfecto para aquellos nuevos pobladores.

Se asentaron en la colina del Palatino, y las otras 6 colinas, estas fueron siendo pobladas paulatinamente.

Tras la unión de estos nuevos pobladores latinos y las tribus vecina de los Siberos fundaron la Romans Quirits.

Donde reinaron Rómulo y el rey Sibero Titus Taci.

Unión les hacia más fuertes ante la amenaza del pueblo Etrusco que se iban asentando más al norte.

Los Etruscos eran un pueblo más avanzado que el pueblo Latino y Sibero. Aquí es donde inicia la historia de la Fundación de Roma.

La importancia que adquirió el Imperio Romano años después de su creación propició que muchos historiadores pensaran que el origen de la capital Roma debía ser heroico y divino.

Es por ello que la explicación de la fundación de Roma se adorna con infinidad de leyendas y mitos.

Es probable que la fundación de Roma fuera similar a la del resto de ciudades existentes en Italia en aquella época.

Las dos leyendas principales son la de Rómulo y Remo y la de Eneas que se complementan entre sí.

La Fundación de Roma según la Historia

La península itálica fue habitada originalmente por los Ligures (Golfo de Génova) y por los Vénetos(entre el rio Po y los Alpes).

Los Itálicos, arribaron  hacia el año 1200 (a.C.) y desplazaron a sus primitivos habitantes, ocupando las regiones de el Lacio, la Campania y Umbria.

Posteriormente etruscos (en el norte del Lacio) y griegos (en el sur de la península) se asentaron en la región.

Hacia el año 1000 (a.C.), los latinos (pueblo de origen itálico) se establecieron en el Lacio, llanura limitada por el Tiber, los Apeninos, el monte Albano y el mar Tirreno.

El lugar estaba rodeado por diversas colinas de baja altura que ofrecían una buena protección natural.

Los latinos construyeron sobre sus elevaciones chozas circulares de adobe con techos de ramaje cónico.

los etruscos otro pueblo Itálico, ocupó las regiones circundantes. Otras aldeas fueron habitadas por los sabinos; un pueblo que rápidamente se emparentó con los latinos.

El temor al pillaje, obligó a las pequeñas aldeas se transformaron en verdaderas fortalezas

Estos pueblos, para satisfacer sus necesidades económicas y militares, formaron una confederación y eligieron como metrópoli la ciudad de Albalonga.

A principios del siglo VI (a.C.) los etruscos conquistaron el Lacio y llamaron a la aldea “Ruma” .

Con el tiempo, la transformaron en una ciudad, con edificios y calles de piedra, cloacas y acueductos.

La Fundación de Roma según la Leyenda

Cuando los griegos de Menelao, Ulises y Aquiles conquistaron Troya, en el Asia Menor, y la pasaron a sangre y fuego, uno de los pocos defensores que se salvó fue Eneas.

Su madre en ciertas era nada menos que la diosa Venus Afrodita.

Con un su equipaje ligero en hombros, llena de imágenes de sus celestes protectores, pero sin dinero u oro en los bolsillos, Eneas recorre el mundo, al azar, por así decirlo.

Después años de aventuras y desventuras, en Italia y la remonta hacia el Norte, llega al Lacio, donde casó con la hija del rey Latino, que se llamaba Lavinia.

Fundó una ciudad a la que dio el nombre de la esposa, y al lado de ésta vivió feliz y contento el resto de sus días.

Su hijo Ascanio fundó Alba Longa, convirtiéndola en nueva capital.

Tras ocho generaciones, dos de sus descendientes, Numitor y Amulio, estaban aún en el trono del Lacio.

Desgraciadamente, dos en un trono están muy apretados.

Y así, un día, Amulio echó al hermano para reinar solo, y le mató todos los hijos, menos a la hija Rea Silvia.

Para evitar un hijo por parte de Rea, la obliga a hacerse sacerdotisa de la diosa Vesta, es decir sacerdotisa virgen.

En cierta oportunidad Rea, quien se resignaba a la idea de no poder casarse, tomaba el fresco a orillas del río porque era un verano extremadamente caluroso, y se quedó dormida.

Por casualidad pasaba por aquellos parajes el dios Marte.

Quien bajaba a menudo a la Tierra, un poco para organizar una guerra, que otra, que era su oficio habitual.

Pero además, en busca de chicas, que era su pasión favorita.

Vio a Rea Silvia. Se enamoró de ella. Y sin despertarla siquiera, la dejó encinta.

Amulio se encolerizó muchísimo cuando lo supo. Más no la mató.

Aguardó a que pariese, no uno, sino dos chiquillos gemelo, y ordenó meterlos en una pequeñísima cesta para ser arrojada al río para que se los llevase, en su corriente, hasta el mar, y allí se ahogasen.

Amulio no contó con el viento, que aquel día soplaba con bastante fuerza, y que condujo la frágil embarcación no lejos de allí.

Encallando en la arena de la orilla, en pleno campo. Ahí, los dos niños desamparados, que lloraban ruidosamente, y llamaron la atención de una loba que acudió para amamantarlos.

Los dos gemelos mamaron la lechede la loba , recibieron el nombre de Rómulo, y el de Remo, crecieron, y al final supieron su historia.

La loba se convirtió en el símbolo de Roma, fundada por los dos gemelos.

Fundacion de Roma, remo y rómulo amamantados por la oba

Pasado el tiempo, volvieron a Alba Longa, organizaron una revolución, mataron a Amulio y repusieron en el trono a Numitor.

Después, impacientes, como todos los jóvenes, por hacer algo importante.

Se fueron a construir otro nuevo un poco más lejos. Y eligieron el sitio donde su almadía había encallado, en medio de las colinas entre las que discurre el Tíber, cuando está a puntó de desembocar en el mar.

En aquel lugar, como a menudo sucede entre hermanos, litigaron sobre el nombre que dar a la ciudad.

Para ello , decidieron que ganaría el que hubiese visto más pájaros.

Remo vio seis sobre el Aventino. Rómulo, sobre el Palatino, vio doce: la ciudad se llamaría, pues, Roma.

Uncieron dos blancos bueyes, excavaron un surco y construyeron las murallas jurando matar a quienquiera las cruzase.

Remo, malhumorado por la derrota, dijo que eran frágiles y rompió un trozo de un puntapié.

Remo, riendose y burlandose de su hermano por las amenazas lanzadas cruzó la raya haciendo que Rómulo entrara en colera.

Fiel al juramento Rómulo, le dio muerte a Remo con sus propias manos a la vez que decía “Así perezca el que franquee este recinto“.

La fundación de Roma fue un acto religioso efectuado según el ritual etrusco el 21 de abril del año 753 a.C.

Instantes después, Rómulo se dio cuenta de lo que había hecho. Acababa de matar a su propio hermano.

Sintió un gran arrepentimiento, y como homenaje a su hermano, a la nueva ciudad le pondría de nombre Roma.

La fundación de Roma comenzó de esta trágica forma, así  se dio a conocer el más grande imperio jamás formado.

En nuestra tienda del blog te mostramos cómo identificarte con este acontecimiento universal y en Wikipedia.com puedes ampliar tus conocimientos.

La Increible Historia De Roma (dvd)